Para orar por los cristianos afganos, miro a la Iglesia de China

Asia

La semana pasada, un amigo me pidió que nos reuniéramos para tomar un café. Ella es una madre joven, y después de ver la imagen ahora mundialmente famosa de una joven madre afgana entregando a su bebé sobre una cerca de alambre de púas a un soldado estadounidense, mi amiga se encontró luchando por lidiar emocionalmente con lo que había visto. Aunque ha estado orando constantemente por la situación en Afganistán, mientras la imagen continuaba dando vueltas por su mente. Quería consejo sobre cómo preocuparse por la iglesia que sufría sin sucumbir al pesado costo emocional de todo esto.

Mientras trabajaba con la iglesia china durante los últimos 16 años, tuve que procesar y aprender después de ver sufrir profundamente a hermanos y hermanas en Cristo en otro contexto cultural. En diciembre de 2018, vi cómo un grupo de hombres y mujeres chinos con los que había orado y adorado eran atacados y encarcelados brutalmente. Ver su sufrimiento desde la distancia por la jovialidad de la Navidad estadounidense impactó profundamente mi comprensión del llamado de Cristo.

Hace aproximadamente 70 años, la iglesia mundial fue testigo de lo que se pensaba que era el fin de la iglesia en China. De manera similar a lo que estamos presenciando hoy en Afganistán, los ciudadanos (y especialmente los cristianos) se apresuraron a salir de China después de que el Partido de la Comunidad China asumió el control. El gobierno chino persiguió a la iglesia en los años siguientes. Miles abandonaron a Cristo.

Pero hubo una generación de hombres y mujeres que entregaron sus vidas como semillas de la iglesia china de hoy. Permanecieron fieles como individuos y como iglesia corporativa. Y cuando fue el momento adecuado, el evangelio se extendió por todo su país de tal manera que hoy la iglesia china es la iglesia numérica más grande del mundo. Se estima que los cristianos en China representan entre el 5 y el 7 por ciento de la población, un punto de inflexión crucial, según los misiólogos.

Prestar atención a la iglesia global hace que nos demos cuenta de lo que nuestros hermanos y hermanas están sacrificando en su caminar con Cristo. Involucrarme con la iglesia que sufre, desde Afganistán hasta China, ha discipulado mi propio corazón. No debemos permitir que nuestro propio miedo al sufrimiento dicte la narrativa, sino que debemos ser discipulados por aquellos en Afganistán, China y otros lugares.

Primero, mis emociones que rodean a la iglesia que sufre me han presionado a examinar lo que realmente creo acerca de la oración. He notado que para muchos estadounidenses como yo, la oración puede parecer trivial en tiempos de sufrimiento global porque no creemos que la oración sea una contribución real a la situación. He descubierto que rezo porque me angustia lo que veo y leo, y no por la verdadera convicción de que mis oraciones son parte de la obra objetiva del Espíritu Santo en la vida de la iglesia. Desde que vi sufrir a las personas con las que trabajo en 2018, he estado aprendiendo a ver mi oración no solo como una herramienta para aliviar mi malestar, sino como mi arma contra las fuerzas del mal en este mundo.

Una pregunta de diagnóstico que me he hecho desde 2018 es si soy capaz de orar por justicia y juicio. La justicia de Dios es un marco teológico para entender una fuerza para el bien en este mundo y una promesa que se cumplirá al final de los tiempos. Como demuestran nuestros hermanos y hermanas en China y Afganistán, predicar el evangelio se trata de creer en un Dios que destruye el mal y tener la compasión de Cristo. Si nuestras oraciones por la situación en Afganistán se sienten vacías, entonces debemos volver a examinar cómo estamos orando.

En segundo lugar, ver sufrir a las iglesias que conozco me ha llevado a examinar lo que creo acerca de la perseverancia de los santos. Lo que está sucediendo hoy no es el final de la historia. Pero, ¿creo eso y estoy rezando en consecuencia? Mientras veo al último soldado estadounidense salir de Afganistán, ¿creo que el mejor plan de Dios para su pueblo no se fue junto con ese soldado? Porque Dios mismo no se ha ido. No quiero ser trivial. Esta no es una afirmación frívola para decir que no importa quién está en el poder o que nuestras realidades físicas en esta vida no importan.

Pero si nuestra visión de la historia de la iglesia requiere gobernantes amistosos y libertad personal para creer que la iglesia no solo puede sobrevivir sino crecer, entonces tenemos una visión errónea de la relación de Dios con su iglesia.

Hay muchas cosas por las que rezo por Afganistán: justicia y protección para las mujeres de todas las edades, justicia y restauración por los abusos del gobierno, estabilidad económica, etc. Rezo por aquellos cristianos que temen por sus vidas y Quiero salir. Rezo por un rescate milagroso.

Pero también rezo por los que se quedan. Rezo para que sus vidas sean la semilla de un movimiento evangélico similar al que hemos visto en China. Rezo por su empoderamiento para ser una iglesia fuerte y audaz en las próximas décadas, de modo que en 50 años, nos sorprenda descubrir la iglesia más grande del mundo musulmán. Rezo para que su amor por Afganistán y su gente los impulse.

Al despertar al sufrimiento de los hermanos y hermanas del otro lado del mundo, que nos discipule para afrontar mejor el sufrimiento que vemos en Afganistán y aquí en casa. Todavía tenemos vecinos cuyos hijos mueren de cáncer. Todavía tenemos viudas aisladas que se sientan solas por la noche. Todavía tenemos opresión económica, psicológica y racial. Todavía tenemos iglesias divididas. Todavía tenemos heridas que necesitan ser curadas.

El sufrimiento no es un fenómeno de la iglesia perseguida; aunque tratamos de evitarlo, está presente en todas partes. El sufrimiento es parte de nuestra identidad como herederos adoptivos del Señor sufriente, una identidad de la que muchos de nosotros estamos tratando de escapar. ¿Dónde estás evitando sufrir con Cristo? ¿Dónde podrías testificar de su nombre al entrar en ese sufrimiento? Vaya allí cuando se sienta obligado por lo que vea del coraje de sus hermanos y hermanas en Afganistán.

¿Cuáles discípulos le preguntaron a Jesús si podían hacer descender fuego del cielo?
  • Juan y Jacobo 36%, 12 votes
    12 votes 36%
    12 votes - 36% of all votes
  • Pedro y Juan 30%, 10 votes
    10 votes 30%
    10 votes - 30% of all votes
  • Santiago y Jacobo 15%, 5 votes
    5 votes 15%
    5 votes - 15% of all votes
  • Santiago y Juan 15%, 5 votes
    5 votes 15%
    5 votes - 15% of all votes
  • Jacobo y Pedro 3%, 1 vote
    1 vote 3%
    1 vote - 3% of all votes
Total Votes: 33
4 de septiembre de 2021 - 11 de septiembre de 2021
Voting is closed

Dios les bendiga a todos, gracias a todos los que participaron en la encuesta y felicitaciones a los que votaron correctamente. La respuesta correcta es: Juan y Jacobo. Ver Lucas 9:54

Tagged