Una familia de una comunidad indígena en Mexico fue expulsada de su hogar por plantar una iglesia

Norte America

San Andrés Yaa es un pequeño pueblo de una comunidad indígena, ubicado en el suroeste de México. Su paisaje pintoresco con casas escondidas en un bosque en la ladera de una montaña, no deja la impresión de ser un lugar violento. Sin embargo, lo es – hacia aquellos que abandonan la acostumbrada religión animista de la tribu y se convierten al cristianismo.

La persecución en San Andrés Yaa comenzó en 2006 cuando una pareja cristiana, el pastor Imeldo y su esposa, fueron expulsados ​​del pueblo. Tras su desalojo, la comunidad destruyó la iglesia construida por el pastor.

Imeldo y su esposa Adolfina se convirtieron al cristianismo cuando su hija enfermó gravemente a la edad de tres años. Estaba en el hospital y los médicos no le daban esperanzas de que sobreviviera, pero la hermana cristiana de Adolfina preguntó si el pastor de su iglesia podía orar por el niño. La pareja estuvo de acuerdo.

Después de que su hija se curó, Imeldo y Adolfina decidieron dedicar sus vidas a servir a Cristo predicando en su comunidad.

Al principio, compartieron la palabra de Dios sin problemas; mucha gente escuchó, pero sólo unos pocos se convirtieron.

Con estos pocos conversos, el pastor Imeldo decidió que era hora de abrir una iglesia para que pudieran reunirse. Construyeron la iglesia en un terreno, proporcionado por el padre de Adolfina, en las afueras del pueblo. Algunas personas del pueblo comenzaron gradualmente a visitar los servicios de adoración; la iglesia creció a una congregación de 15 personas.

Fue entonces cuando empezó el problema.

Un día, celebraron un servicio para bautizar a un niño. Cuando terminó el servicio, las autoridades locales impidieron que la congregación se fuera. Se le pidió al pastor Imeldo que proporcionara una prueba de permiso para realizar los servicios, algo que nunca antes se había solicitado.

Le dijeron al pastor que ya no se le permitiría celebrar servicios y predicar en la ciudad. El pastor Imeldo, sin embargo, no sucumbió a la presión y afirmó que los servicios continuarían.

En los días siguientes comenzó a recibir amenazas: las autoridades locales le exigieron que renunciara a su fe cristiana o afrontara las consecuencias.

«Haz lo que quieras, no voy a renunciar», fue la respuesta del pastor Imeldo.

Eran las 11 de la noche de una noche lluviosa cuando el pastor fue arrestado y detenido. Luego, las autoridades y miembros de la comunidad procedieron a destruir su iglesia. Derribaron el techo y destruyeron las paredes. El grupo regresó al sitio a la mañana siguiente, cuando demolieron por completo el edificio, limpiaron el desorden y borraron todo rastro de una iglesia.

Incluso lograron plantar plantas, plátanos y eso fue todo. Lo tiraron todo», dijo Adolfina a la organización benéfica cristiana Open Doors contra la persecución.

Las autoridades le ofrecieron al pastor otra oportunidad de renunciar a su fe, a cambio de una vida tranquila. Ante su negativa, lo expulsaron a él y a su familia de la comunidad.

“Fue por la tarde, cuando las autoridades y la ciudadanía nos sacaron a dos kilómetros de San Andrés Yaa, nos dejaron para que caminemos el resto del trayecto. Allí nos dejaron. Y de ahí nos dirigimos a Oaxaca. . «

Incluso con una orden del juez para permitirles regresar al pueblo, las autoridades locales y la comunidad no los aceptaron.

Después de varios intentos sin resultado, Open Doors finalmente tomó el caso de Imeldo y Adolfina, proporcionó un abogado y financió el proceso legal.

Adolfina dice que lucharon mucho por una compensación.

«Mi esposo luchó para que pagaran por todo lo que destruyeron, por todo lo que se llevaron, para pagarnos», dijo.

«Teníamos tierras, así que para eso está luchando el abogado».

Desafortunadamente, Imeldo ya no podrá descubrir el resultado: recientemente el pastor murió de Covid-19. Sin embargo, Adolfina sigue presionando por justicia.

«Mi marido se ha ido. Luchó, luchó hasta el final. Está descansando, pero nos dejó. Eso es lo que más me duele».

Mientras el proceso legal continúa, los miembros de la congregación del pastor Imeldo no han renunciado a su fe. Todavía se reúnen en secreto en pequeñas iglesias en las casas para que las semillas sembradas por el pastor Imeldo en San Andrés Yaa sigan floreciendo.

¿Cómo se encontraba Sísara cuando murió?
  • Durmiendo 100%, 2 votes
    2 votes 100%
    2 votes - 100% of all votes
  • Luchando 0%, 0 votes
    0 votes
    0 votes - 0% of all votes
  • Orando 0%, 0 votes
    0 votes
    0 votes - 0% of all votes
  • Caminando 0%, 0 votes
    0 votes
    0 votes - 0% of all votes
  • Comiendo 0%, 0 votes
    0 votes
    0 votes - 0% of all votes
Total Votes: 2
9 de octubre de 2021 - 16 de octubre de 2021
Voting is closed

Respuesta Correcta: Durmiendo. Ver Jueces 4:21 -- Felicidades a todos los que contestaron correctamente, igualmente muchas gracias a todos por participar.

Tagged

Review Overview

Summary
1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.