A medida que aumenta el número de muertos por COVID-19, más estadounidenses quieren funerales religiosos

Norte America

La muerte abundó en Estados Unidos en 2020 y 2021. Según datos preliminares de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, alrededor de 570 000 personas más murieron en 2020 que en 2019, con alrededor de 350 000 atribuibles a COVID-19. Otras 350 000 personas murieron a causa del coronavirus para el otoño de 2021, lo que eleva el total de muertes a 700 000, y contando.

Cuando aproximadamente ese número murió durante los cuatro años de la Guerra Civil, tuvo un impacto generalizado en la cultura estadounidense. Historiadores como Drew Gilpin Faust, autor de This Republic of Suffering: Death and the American Civil War, dicen que los cambios incluyeron una mayor atención a los cementerios, el aumento de la importancia de las fotografías familiares y un rápido crecimiento en la popularidad de las prácticas del espiritismo, un nuevo movimiento religioso que pretendía ayudar a las personas a comunicarse con los muertos.

Queda por ver qué impacto tendrán las muertes por la pandemia de hoy en la cultura estadounidense. Pero un cambio es notable ahora: el porcentaje de personas de 40 años o más que dicen que la religión es “muy importante” en el funeral de un ser querido ha aumentado por primera vez en una década.

La importancia de la religión en los funerales aumentó 10 puntos porcentuales en 2020, según un estudio anual de la industria funeraria. Subió otros 2 puntos en 2021.

La mayoría de los estadounidenses todavía no cree que la religión sea importante en los funerales, pero un número cada vez mayor siente una nueva necesidad de ella. Sarah Jones, una atea criada en un hogar evangélico estricto, escribió sobre esta experiencia en New York Magazine, reflexionando sobre la falta de un monumento a su abuelo.

“Podría plantar una bandera para mi abuelo… pero el gesto se siente débil”, escribió.

Tagged

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.